La historia del packaging en Barcelona

packaging barcelona

La historia del packaging en Barcelona

El Packaging en Barcelona de los productos es una poderosa herramienta que puede incrementar las ventas de un producto. Llama la atención del consumidor, por lo que las marcas se encargan de modificar la presentación de tal forma que encaje con los intereses del comprador y con sus preocupaciones.

Hay que entender que el Packaging es un elemento que va evolucionando con el paso del tiempo, que se adapta a las normas del momento y a la sociedad. Evoluciona de la misma manera que lo hacen las mercas y lo mejor de todo es que nos permite seguir el crecimiento, la evolución y hasta la madurez de la compañía que lo llevan a cabo.

A continuación vamos a estudiar la historia del Packaging Barcelona y del resto del país en general:

La evolución del Packaging Barcelona a lo largo de los tiempos

Hoy en día es imposible imaginarnos que un producto pueda venir sin envoltorio, cuando en la antigüedad era lo más habitual; el problema de presentar un producto con envoltorio es que este simple gesto incrementaba los costes innecesariamente.

Haciendo un importante viaje en el tiempo (remontándonos unos 10.000 años), en la época del paleolítico sería cuando el hombre evolucionó y empezaría a utilizar materiales provenientes de la naturaleza. Por ejemplo, los animales no sólo eran usados como alimento, sino también cómo pieles y vejigas para almacenar y contener diferentes bienes.

Aunque si bien es cierto que esto poco o nada que ver tiene con el Packaging Barcelona, más adelante aparecen los canastos, que es lo más cercano a los envases que tenemos hoy en día.

Avanzando hasta nuestro punto temporal nos encontramos con uno de los primeros packagings del mundo: el del vino. En sus orígenes, este líquido era considerado como una bebida de los dioses y tenía que ser etiquetado para diferenciarlos (aunque de maneras primitivas).

Ya en la época de los romanos nos encontramos con una interesante evolución, ya que ellos crearían lo que llamaron la caja de cartón del mundo antiguo, que no era otra cosa que el “ánfora de arcilla”. Estamos hablando de un característico recipiente compuesto por 2 asas y un cuello estrecho largo y resistente. Esta sería la primera fórmula eficaz para almacenar y diferenciar el vino.

De cara al siglo III, el sistema de ánfora sería abandonado y ya aparecería el barril de madera (que todavía se sigue utilizando). Y no sería hasta muchos siglos después, en el siglo XVII, cuando empezaría a fabricarse el vidrio.

Pero no hablamos de Packaging real hasta 1885, momento en el que el reconocido empresario William Lever tiene una gran idea: decide envasar su jabón bajo la marca Sunlight. Esto supone un impulso en lo que luego sería el Packaging Barcelona, o de cualquier parte del mundo. El empresario se dio cuenta de que esta nueva forma de envasar daba distinción a su producto, además de conseguir diferenciarse por encima del resto de sus competidores del momento.

En 1890 aparece la primera caja de cartón y esto hizo que el arte de personalizar productos empezase a masificarse.

Ya en los años 30, con la evolución y los avances tecnológicos, aparecen en el mercado nuevas técnica de impresión y de estampación de ilustraciones. Los logotipos empiezan a adueñarse de los envases y los consumidores se vuelven más exigentes a la hora de exigir una mayor calidad en el Packaging.

Con la aparición de los supermercados el trato personal del vendedor se redujo, por lo que el Packaging Barcelona ya era crucial.

Estamos completamente seguros de que su evolución no se ha detenido todavía y que aún tiene mucho con lo que sorprendernos.

Share this post